8 errores que se cometen al usar el minisplit

El verano comenzó hace poco y está por llegar la canícula por lo que el minisplit (o clima, como lo conocemos los regios) se convierte en una necesidad muy costosa en muchas ciudades del País. Además de su alto costo, su uso es agresivo con el medio ambiente y no precisamente lo más eficiente (a menos que contemos con tecnología Inverter).


Para evitar esas noches bochornosas en las que no podemos dormir, conozcamos los 8 errores más comunes con su uso para que puedas ahorrar energía y dinero.


1. Comprar un minisplit del tamaño incorrecto: Solemos desconocer que todos los minisplit están diseñadas con base en una cantidad particular de "espacio aéreo" (pueden ser de 12,000 / 18,000 / 24,000). En concreto, se basan en una clasificación de unidad térmica británica (BTU), equivalente a la capacidad de extraer el calor del aire en una hora. Por consecuencia, menos metros cuadrados requieren menos BTU. Otro factor que influye es la altitud del cuarto y la temperatura (por ejemplo, si la habitación recibe luz solar gran parte del día).





2. Abrir tus ventanas y puertas: El minisplit extrae el aire caliente de la habitación, lo pasa sobre un refrigerante que lo absorbe, el aire frío entra de nuevo en la habitación y el calor absorbido se expulsa por la parte posterior de la unidad. Si tus ventanas o puertas están abiertas, el calor que se expulsa simplemente regresará y desperdiciarás energía y dinero.


3. Dejarlo todo el día encendido: Si tienes necesidad de salir en esta contingencia y quieres ahorrar de forma significativa, deberías apagar el minisplit cuando salgas de casa y volver a encenderlo cuando regreses. Cuanto más caliente esté afuera, más ahorrarás con este método.


4. Bajar demasiado la temperatura: Intentando acelerar el enfriamiento de la habitación tan solo lograrás que el minisplit siga funcionando incluso después de alcanzar su temperatura ideal. Ajústalo a la temperatura ideal (se suele recomendar entre 23° y 24°) y deja que haga su trabajo.





5. No utilizar un ventilador: El minisplit con un ventilador (ya sea de techo o pedestal) son tu pareja ideal para el verano, ya que en lugar de esperar la transferencia térmica del aire frío, forzarás su circulación utilizando el ventilador. Además, la circulación de aire ayuda a que el sudor se evapore más rápido y esto tiene un efecto refrescante en la piel.


6. No dar mantenimiento: Aunque una habitación esté limpia siempre hay partículas flotando en el aire que son absorbidas por el minisplit. Tener el filtro limpio es clave para la eficiencia del aparato, ya que la acumulación de partículas reduce el flujo de aire, lo que obliga a la unidad a trabajar más para ofrecer el mismo resultado. Si lo enciendes a diario haz el cambio de forma mensual -si es reemplazable, si no extráelo y límpialo- y si lo usas con menos frecuencia, una vez cada tres meses.





7. No limpiar: Es importante limpiar el minisplit al comienzo de cada estación, esto ayudará a evitar que se forme condensación, moho o bacterias que pueden complicar el asma. Anualmente debería ser revisado por un técnico.


8. Ignorar las fuentes de calor: Reducir el calor en el interior de la habitación, apartamento o casa haciendo uso responsable de los electrodomésticos, equipos de computo o entretenimiento, incluso los focos (procura la luz natural por la mañana y utiliza cortinas gruesas de colores claros en las horas de mayor intensidad) te ayudará al respecto.

78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo